Ramos, el pilar de la Roja

La selección española se presentará en Rusia como una de las máximas favoritas a la victoria final. El conjunto dirigido por Julen Lopetegui intentará hacer historia y convertirse en la primera selección, tras la Argentina del año 82, que consiga el trofeo mundial sin partir como cabeza de serie en el sorteo que se produjo para el establecimiento de los grupos.

La “Roja” llega a Rusia con las ilusiones renovadas motivado principalmente por el gran juego mostrado en la fase clasificatorio, que conllevó a la consecución del pase a Rusia de manera casi inmaculada. Uno de los principales artífices de este regreso a las edades doradas de la selección, al menos en cuanto sensaciones, es Sergio Ramos. El capitán de la selección se sigue erigiendo como un pilar tanto en el apartado defensivo, como a nivel global dentro del vestuario.

Con 31 años, el central de natural de Camas sigue haciendo historia con el equipo nacional. Es el segundo jugador con más internacionalidades, 150, únicamente superado por Iker Casillas con 167. No solo destaca en el apartado defensivo, sino como atesora su cifra goleadora, es una opción más en ataque, sobre todo a balón parado. El central suma ya 13 goles en su haber, siendo el segundo defensa con más dianas del equipo nacional, superado por Fernando Hierro con 29 goles. Si bien es cierto que el malagueño también ejercicio de centrocampista, lo que hace que esa cifra goleadora sea la suma de los goles conseguidos en las dos posiciones.

Desde su llegada al combinado nacional, allá por 2005, se ha convertido por méritos propios en un jugador clave para todos los seleccionadores que han dirigido al equipo, incluido para el actual, Julen Lopetegui.

Forma una pareja de centrales soberbia junto con Gerard Piqué, pese a los problemas de ambos extradeportivos en los medios de comunicación por declaraciones controvertidas por parte de ambos jugadores.

Lo que sí está claro es que España gracias a jugadores como Ramos llegará a Rusia aspirando a todo. La conjunción de jugadores jóvenes con mucha progresión, con otros de sobrada experiencia, hacen que las ilusiones de un país vuelvan a estar completamente renovadas. Con lo que todos los compatriotas del “camero”, sueñan con volver a realizar el hito de Sudáfrica, y así alzarse con el segundo Mundial en la historia de España.

La forma con la que lleguen los jugadores franquicia de la selección, será decisiva de cara a la consecución del objetivo final. Nombre como Silva, quien ha dado un paso al frente en la selección convirtiéndose en el máximo artillero de la era Lopetegui, Busquets, que continúa llevando la batuta del equipo, y De Gea que se ha convertido en el muro de la portería del combinado español. Otros jugadores como Isco, Asensio, Morata…, deberán continuar con su progresión y confirmar las expectativas de cracks mundiales que vienen atesorando en sus respectivos equipos.

Ramos y su equipo llegarán a Rusia para hacer historia. Probablemente harán historia.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.