Los origenes del Club Deportivo Jimena de Fútbol

Del Blog de Ignacio Trillo

Era un tiempo en que el Club Deportivo Jimena (Jimena C.D.) estaba recién fundado. Había sobrevenido tal acontecimiento futbolístico en octubre de 1956, y, en la tórrida fecha agosteña de 1957, cuando data el inicio de esta crónica con datos precisos, aún su campo de fútbol de competición, sito entre el pueblo y la estación de tren junto a los silos del trigo, no tenía vallado su perímetro. Un año y medio después, se bordearía de cañizos y se elevaría un marcador. El total de socios de que disponía el club en ese verano de 1957 era alrededor de 150, en tanto el censo del municipio rondaba los diez mil habitantes.

Miembros de la Junta Directiva fundacional del equipo de fútbol, Jimena, CD.

Miembros de la Junta Directiva fundacional del equipo de fútbol, Jimena, CD y otros aficionados. Año 1.959. Sentados, de izquierda a derecha: Saldaña/ Ernesto Cuenca Cobalea/ Juan Trillo Trillo. Detrás y de pie: Fernando Carrión Durán/ Juan Piñero/ José Domingo Carrasco Corbacho/ Miguel Ramos Perales/ Diego Bautista Prieto. Fuente: Ediciones OBA.

La Junta directiva lo encabezaba, como presidentes, Juan Trillo Trillo, médico. De presidente ejecutivo figuraba, Miguel Ramos Perales, dueño de la ferretería de calle Sevilla, ubicada más arriba y en la misma acera de la pensión “La Perla” de María Rodríguez. Otros miembros de la directiva era: como vicepresidente, Francisco Sánchez Valles, que suministraba bebidas a los bares del barrio de arriba; de secretario, el farmacéutico Antonio Mata Gómez, antecesor en ese establecimiento de medicamentos de José Regueira Ramos; de vicesecretario, José Domingo Carrasco Corbacho, vecino de calle Consuelo y que trabajaba en el Banco Hispano Americano, en tanto su hermano era locutor en Radio Juventud de la Línea de la Concepción; y como Tesorero, Lorenzo Piñero Quirós, empresario agrícola. 

El equipo de Jimena. 1958

El equipo de Jimena jugando fuera de la localidad. Año 1957. Agachados de izquierda a derecha: Andrés Roldán Angulo/ Juan Rondán Angulo/Manolo Gallego Macías/ Gonzalo Vallecillo Durán/ Cristóbal Delgado Vallecillo/ Detrás y de pie: Antono Alvarado Uralde (entrenador)/ José María Sánchez Sánchez/ Bernardo Pajares Oncala/ Juan Vallecillo Durán/ Paco Jiménez Mateo/ Diego Caballero Espejo. Fuente: Ediciones OBA.

equipo

Campo Año 1955. El equipo de gala entonces. Agachados: Gonzalo Vallecillo Durán/ Cristóbal Delgado Vallecillo/ Juan Rondán Angulo/ Diego Caballero Espejo/ Detrás y de pie: Antonio Alvarado Urtado (entrenador) José María Sánchez Sánchez/ Juan Vallecillo Durán/ Juan Sánchez Sánchez/ Paco Jiménez Mateo/ Bernardo Pajares Oncala/ Manuel Gallego García/ Alberto León Díaz. Fuente: Ediciones OBA.

equipo-de-futbol-jimena-1959

Año 1958. Agachados: Paco Jiménez Mateo/  Diego Meléndez/  Fernando García Núñez/  Juan Rondán Angulo/  Diego Rocha Sánchez/  Detrás y de pie: Manuel Lozano Castro/ Nene de Algeciras / Salvador Sánchez Gil/  desconocido/ Bernardo de Carpio /  Juan Vallecillo Durán/  Paco Gutiérrez Gómez/  Juan Nieto. Fuente: Ediciones OBA.

marcador

Campo El Cañaveral de Jimena. Año 1958. Agachados: Alfonso López Sarrias/ Juan Rondan Angulo/ Bernardo Pajares Oncala/ Salvador Sánchez Gil/ Paco Jiménez Mateo/ Detrás y de pie: Desconocido/ Quiroga/ Aurelio Tovar/ Fernando García Núñez/ Juan Vallecillo Durán/ Diego Rocha Sánchez. Fuente: Ediciones OBA.

 

Año 1956. Agachado: Cristóbal Delgado Vallecillo. De pie: Paco Jiménez Mateo y Manuel León Sánchez.

Jimena donde quedó finalmente instalado el campo de fútbol oficial. Año 1956. Agachado: Cristóbal Delgado Vallecillo. Detrás y de pie: Paco Jiménez Mateo y Manuel León Sánchez. Fuente: Ediciones OBA.

La primera alineación oficial del equipo de fútbol la constituyeron los jugadores que vienen a continuación, teniendo en cuenta que antes de llegar las modas tácticas, el balompié se jugaba con tres defensas, dos medios centrales y cinco delanteros, o sea, traducido al lenguaje de hoy, un 3-2-5:

En la portería, José María Sánchez Sánchez, de “Los Larguitos”, hijo del Santero del Convento donde se halla la patrona de la localidad, la Reina de los Ángeles. 

Defensas: Paco Jiménez, “Baltasar”, hijo de Baltasar, cuyo oficio era la albañilería; Juan Sánchez Sánchez, hermano del portero, José María; y Juan Vallecillo Durán, uno de los hijos del dueño de la fábrica de harina que había a la entrada del pueblo.

Medios: Manolo Gallego Macías, que luego ejerció de empleado del Banco Hispano-Americano, sito al inicio de calle Sevilla, y entonces hacía sustituciones a los maestros nacionales en la escuela de enseñanza; y Gonzalo Vallecillo Durán, el hijo mayor de la familia y hermano de Juan.

Año 1954. Dos años antes de que se formalizaba el clubb, el delantero, Alfonso López Sarrias, ya jugaba en el misma superficie sobre la que se haría el campo de fútbol de El Cañaveral. Fuente: Ediciones OBA

Año 1954. Dos años antes de que se formalizaba el club, el delantero, Alfonso López Sarrias, ya jugaba en el misma superficie sobre la que se haría el futuro campo de fútbol de El Cañaveral. Fuente: Ediciones OBA.

Delanteros: Alfonso López Sarrias, hijo de López, dueño del bar que estaba a la entrada de calle Consuelo; Cristóbal Delgado Vallecillo, “Tobi”, que emigró a Cataluña y hoy es afamado empresario gráfico en Sabadell; Benedicto, de Algeciras; Bernardo Pajares Oncala, hijo de la viuda que tenía la tienda que estaba en la calle Barrera, a continuación de la casa de Pedro Corbacho, el cartero; Juan Rondán Angulo (“El hijo de Lucía”), descendiente del dueño del bar de la Estación y que luego como profesional ficharía por otros equipos de tercera división; y Diego Caballero Espejo, “Diego Lucas el Chirri”, tratante de ganadería caballar.

El entrenador era Antonio Alvarado Hurtado, representante de comercio en el barrio de arriba con grandes apreturas económicas como la mayoría en aquella época. Todos jugaban por afición, sin remuneración alguna.

Ya en 1.955, aún sin haberse fundado oficialmente el Jimena CD, ya había un grupo de jóvenes y más mayores aficionados al futbol que habían formado equipo. Furnte: ediciones OBA

Campo de futbol que se acondicionó en la Cruz Blanca del barrio de arriba. Todavía en el año 1.953, aún sin haberse fundado oficialmente el Jimena CD, ya había como años antes grupos de jóvenes y mayores aficionados al fútbol que habían formado equipos. Agachados: Juan Sánchez Gil/  Andrés Rondán Angulo/  José María Sánchez Sánchez/  Andrés Sarrias Albor, el barbero del inicio de calle Sevilla que después fue árbitro y era un gran forofo del Atlético de Madrid, teniendo en la peluquería un gran póster del “colchonero” Abelardo/  Serafíno Ruiz Toledo. Detrás y de pie: Riquelme /  Manuel González León/  Juan Sánchez Sánchez/  Felix Trullar Albor/  Francisco Ruiz Toledo/  José Riquelme Espinosa. Fuente: Ediciones OBA

futbol-jimena-anos-50-2

Año 1951. Agachados: Guillermo Jiménez Caballero/  Pepe Valdivia/  Ángel Calle/  Antonio Mata Gómez/  Diego Caballero Espejo/  Manolo González León/  Detrás y de pie: Manolo González León/ Mariano González León/ Desconocido/ Félix Trullor/ Andrés Sarrias Gómez/  Desconocido/  Juan Rondán Fernández, padre de Juan Rondán Angulo. Fuente: Ediciones OBA.

futbol-jimena-anos-50-1

Al final de Jimena, junto a la ccruz blanca en el barrio arriba. Año 1952. Agachados: Alfonso López Sarria/ Paco Jiménez Mateo/ Bernardo Pajares Oncala/ Francisco Caballero Ayala/ Fernando García Núñez/ Detrás y de pie: Manolo Lozano Castro/ Desconocido/ Juan Vallecillo Durán/ Juan Sánchez Sánchez/ Miguel Caballero Espejo/ Manolo Gallego García/ Pedro Corbacho Espinosa (El cartero) Fuente: Ediciones OBA.

El Jimena CD en aquel verano de 1957 había competido ya en algunos encuentros frente a rivales de poblaciones cercanas, participando en un trofeo comarcal junto a los equipos de San Roque, Los Barrios y Tarifa. En esa fecha agosteña tenía pendientes jugar la final.

Así, dos jornadas después, martes día 20, de la terminación de la feria de Jimena -durante ese tiempo festivo estuvo ocupado el campo de fútbol por una plaza de toros portátil que se instaló allí para acoger dos novilladas a lo largo de los días 17 y domingo 18 – tenía previsto enfrentarse al conjunto local del campo de fútbol de Cortes de la Frontera aprovechando sus festejos anuales. Su aspiración máxima era entrar en la categoría regional.

El campo de fútbol El Cañaveral cuando lo estaban cercando con cañizos. Un entrenamiento. fuente: Ediciones OBA.

Año 1958. El campo de fútbol El Cañaveral cuando lo estaban cercando con cañizos. Un entrenamiento donde el portero, José María Sánchez Sánchez, dando un salto en el aire y se hace con el balón. Fuente: Ediciones OBA. 

Respecto a la denominación de “El Cañaveral” al campo de fútbol donde jugaba el equipo de Jimena, no hay una teoría exacta que determine a quién se le ocurrió ese bautizo y por qué, según las distintas fuentes consultadas. Unas, lo atribuyen a que en el lugar elegido debió haber previamente una plantación de cañas. Otras, se decantan por el material cañizo empleado posteriormente para cerrar el recinto deportivo y que daría lugar a que de forma espontánea y con autoría anónima surgiera tal denominación.

Y una tercera hipótesis se inclina por la seria retranca que habituaba emplear su presidente, Juan Trillo, en este caso como conocedor de cuanto de trascendente sucediera en los Estados Unidos de América en el especial seguimiento que hacía de su política internacional. Precisamente en esos momentos se encontraba como noticia informativa más comentada a nivel internacional que el presidente norteamericano había anunciado públicamente el inmediato lanzamiento de satélites con destino a explorar el espacio. Se llevaría a cabo desde una base situada en la costa este de Florida que se llamaba Cabo Cañaveral. Ello levantó enorme guasa en Jimena sobre lo que el hombre podría hacer por encima de las nubes sin caerse al suelo, o comparando la velocidad de esos cohetes con lo que alcanzaba el destartalado parque de escasos coches que entonces existía en el pueblo para llegar a tal o cual sitio, así que no tuvo empacho de nominarle con ese apelativo, El Cañaveral, augurando de esa forma que el equipo de fútbol de Jimena iba a ser un cohete que pusiera bien alto el pabellón del pueblo, a la vez que temible por como competiría contra sus rivales en velocidad.

Lanzamiento por la NASA desde el Cabo Cañaveral el primer satélite con destino al espacio iniciado al comienzo de la década de los cincienta y a mitad de la misma se anunció su impulso para llevar tripulaciones de personas al espacio.

Lanzamiento por la NASA desde el Cabo Cañaveral el primer satélite con destino a la atmófera, programa iniciado al comienzo de la década de los cincuenta y a mitad de la misma se anunció por el presidente de los EEUU su impulso para llevar tripulaciones de personas al espacio.

La intención de EEUU de lanzar en los años siguientes satélites artificiales al espacio con seres humanos, estaba enmarcada en la Guerra Fría de competición que mantenía con la otra gran superpotencia, la URRS, en tanto lo que se auguraba en Jimena era que las guerras futboleras serían calientes en la rivalidad con los equipos visitantes.

El caso es que entre los papeles hallados de 1957 aún no se encuentra una mención explícita a la denominación oficial del campo de fútbol, y no es de extrañar, aun especulando, que la tercera causalidad descrita pudiera resultar finalmente la más aproximada. Más, a la vista también de que años más tarde, en la conversación informal mantenida entre los médicos del municipio, Juan Trillo y Manuel Lastres, en el Bar de los Gómez de la Estación de tren de los Ángeles, sentados en una mesa exterior compartiendo unas cervezas servidas por el camarero, José María Macías Meléndez “El sordo”, bautizarían al nuevo barrio que iba a ser construido en ese núcleo de población, surgido alrededor del ferrocarril y del negocio con el corcho, con el nombre de Michigán, en alusión a la ciudad también estadounidense que estaba adquiriendo un enorme auge por la fabricación de vehículos.

Fuera cuales fuese la causa, el hecho fue que bien pronto entre los aficionados locales a este deporte echaría raíces  la denominación El Cañaveral al campo de fútbol, hasta quedarse oficialmente como nombre definitivo. 

Que quedara constituido el Club Deportivo Jimena en octubre de 1956 no quiere decir que este deporte no se practicara en Jimena desde fechas antes. Así lo atestigua sobradamente el abundante material fotográfico que aquí figura y por tanto aseverado, como quiénes fueron por las fisonomías sus múltiples protagonistas. 

Jugadores, rindiendo homenaje a quién revolucionó ya en 1960 al equipo del Jimena CD: Ramón Regueira Ramos.

Año 1961. Jugadores, rindiendo homenaje a quién revolucionó en el año 1960 al equipo del Jimena CD: el gallego, Ramón Regueira Ramos (“Moncho”), jugador y entrenador. De izquierda a derecha. En primera línea: Alfonso López Sarrias/ Rafael Picón manzano/ Miguel Cuenca Avilés, practicante sanitario de profesión y ya presidente de la Directiva del equipo/ Manolo Gallego Macías/ Detrás: Juan Rondán Angulo/ Ramón Regueira Ramos, “Moncho”/ Diego Rocha Sánchez/ Detrás: José Gómez Sánchez/ Diego Meléndez Duarte. Fuente: Ediciones OBA.

Pues bien, tres años y pico después de cuando están fechados los papeles hallados, encontrándonos ya noviembre de 1960, llegó a Jimena, procedente de Galicia, Ramón Regueira Ramos para comprar la farmacia, la primera que hay subiendo calle Sevilla, que hasta entonces pertenecía a Antonio Mata Gómez, que a su vez nueve años antes se lo había comprado a la familia del también boticario, Juan Huertas. Vino el nuevo vecino gallego acompañado de su hermano, José.

Ramón, se quedó a vivir un tiempo en Jimena, algo más de tres años, dedicando su ocio a reorganizar y reforzar el fútbol local hasta que se marchó nuevamente a Galicia dejando definitivamente la expendeduría de medicamentos en manos de su hermano farmacéutico, José; hoy cronista oficial del pueblo e insigne investigador local, quién fijaría definitivamente su residencia familiar en Jimena.

Agachado: Juan Vallecillo González. De pie: Diego Rocha Sánchez.

Año 1958. Agachado: Juan Vallecillo Durán. Detrás y de pie: Diego Rocha Sánchez. Fuente: Ediciones OBA.

Así, bajo el preciado fútbol que desplegaba Ramón, simultaneando su faceta de jugador con la de entrenador local, el Jimena CD alcanzaría su cúspide en éxitos.

Ramón, venía con enorme experiencia acumulada en sus botas, habiendo jugado en Primera División con el Real Club Deportivo de La Coruña. Por tal motivo, había sido compañero e íntimo amigo del también futbolista gallego en el mismo equipo, Luis Suárez, al que le llevaba un año edad.

Suárez, sería traspasado al Barça y luego, año 1960, precisamente cuando fue balón de oro, llevado a Italia por el famoso entrenador argentino, Helenio Herrera, que hasta ese momento había estado dirigiendo el banquillo del equipo azulgrana. Ambos fueron fichados por el Inter de Milán. Diez años después Suárez pasaría al Sampdoria. Y habiendo colgadas las botas, entrenaría a la Selección española (1988-1991) 

La negativa de Ramón a irse también a jugar al Barça, según la rumorología que se corrió como leyenda en el pueblo, fue debido a que para su fichaje no le daban la misma cantidad económica que a Suárez. La verdad sin embargo es que, efectivamente, coincidente en el tiempo, año 1954, con el traspaso por el Coruña de Luis Suárez con destino a la Ciudad Condal para jugar en el conjunto azulgrana, Ramón fue probado por el Barça, pero una fuerte lesión sufrida así como la coincidencia de ser llamado en esa misma fecha a filas con destino militar al Sidi-Ifni donde permaneció los dieciséis meses que entonces era lo obligado, frustraron su fichaje, así como que prosiguiera con posterioridad la carrera deportiva como profesional del fútbol.

En esa nueva etapa futbolística local que se emprendió con la irrupción de Ramón en Jimena, no había conjunto deportivo en los alrededores que pudiera competir con resultado satisfactorio contra los colores de la tierra del piñonate. Se vivía con ingente pasión el juego que practicaba el conjunto local. El Cañaveral se ponía a tope. Y el equipo local se batía de victoria en victoria con este jugador de élite a la vez que entrenador. Al igual que los demás integrantes de la plantilla tampoco cobraba. 

1946 bar equipo de fútbol jimena

Que en 1956 se creara el CD Jimena, no quiere decir que no se practicara ese deporte en el pueblo con anterioridad. He aquí otra foto que lo muestra, una década antes (año 1946), donde aparece de la mano de la iglesia un equipo de alevines: Agachados: Manuel Castilla García/ José Castilla Gómez/ Manuel González León/ Lorenzo Piñero Jiménez/ Cristóbal Arjona Navarro: Detrás y de pie: no identificado/ José Díaz/ Juan Gallego Macías/ José Mena Bonilla (sacerdote)/ Bernardo Oncala/ Martín Castro Ramos/ Mariano González León. Ediciones OBA.

Moncho, como familiarmente se le llamaba, poseía en su faceta futbolística una calidad admirable.  Su fortaleza y altura física, destreza en el regate, sus pases largos y sobre todo la potencia que le daba al balón en los disparos a la portería, más procedente de esas recias piernas dotadas de gran musculatura, le hacían ser temido por los guardametas rivales.

Recuerdo una tarde de domingo jugándose en el campo de fútbol El Cañaveral, donde el trallazo de Moncho encontró la diana, no en el fondo de la portería sino en las partes más sensibles del cancerbero del equipo del Charco de los Hurones; rquipación futbolista integrada por trabajadores fornidos en la construcción del pantano que se estaba llevando a cabo en aquellos momentos un poco más al norte de Jimena, en los términos municipales, también gaditanos, de Algar y San José del Valle.

El encuentro tuvo que suspenderse durante bastantes minutos hasta que el único portero con el que contaban los de las obras del embalse se pudo restablecer con abundante agua bendita del durísimo y doloroso disparo que provenientes de las botas del delantero gallego y jimenato al pretender pararlo había impactado con dureza en sus testículos y bajo vientre.

Andrés Macias Sánchez agachado. De pié:Jua Rondán Angulo/ Jesús Téllez Coronil.

Año 1959. Andrés Macias Sánchez, agachado. Detrás y de pié: Juan Rondán Angulo/ Jesús Téllez Coronil. Fuente: Ediciones OBA.

Igualmente, destellaban en el equipo, que ahora recuerde, la fina técnica en el drible y en los pases cortos de balón de un ligero en peso y de temprana edad, Andrés Macías Sánchez, así como el batallador y correoso trabajo de Rocha, Rondán, los hermanos Vallecillos…

Precisamente el hermano que tenía Andrés Macías, menor que él en ocho años, de nombre José María, gran amigo mío desde la más tierna infancia, le gustaba el fútbol con la misma pasión que su hermano al que siempre admiró, ambos culés de toda la vida, así como le encantaba ofrecerse de recogepelotas en los partidos que se celebraban en El Cañaveral 

andres-macias-jimena-c-d-2

Foro del año 1958. Agachado: José María Macías/ Jesús Téllez Coronil/jose maria sanchez–/-andresin-/ Diego Rocha Sánchez. Detrás y de pié: Manolo Lozano Castro/ Juan Vallecillo Durán/  Juan Rondán Angulo/ Bernardo del Carpio/ Paco Jiménez Mateo/ Fernando  Garcia Núñez. Fuente: Andrés Macías Sánchez.

Pero, una vez que después de cercarse el campo se alzó un majestuoso marcador, asimismo, José María Macías, se prestó voluntario para poner en el tablero los goles que se fueran marcando.

Jose María Macías Sánchez. 1960

Jose María Macías Sánchez. Año 1960

Para ello, cada vez que se producía un gol, José María se subía a una escalera simple portátil de madera, como las que emplean los albañiles en las obras y que se hallaba detrás del marcador, no sin antes fijarla bien al suelo y dejarla caer en sus dos extremos superiores sobre la parte alta del marcador en su fachada trasera para poder llegar así en un instante a la altura necesaria y proceder a cambiar, del casillero local o visitante, la tablilla que hubiera y sustituirla por otra que estuviera ya acorde con el nuevo resultado producido.  

El marcador real del campo de fútbol de El Mirador con los espectadores asistentes esa tarde en imagen ampliada y ya simulando lo que ocurría en los casilleros, en este caso del visitante, cada vez que se producía un gol y antes de ponerle el nuevo número que correspondiera al tanto logrado,

El marcador real del campo de fútbol de El Mirador con los espectadores asistentes esa tarde en imagen ampliada y ya simulando lo que ocurría en los casilleros, en este caso del visitante, cada vez que se producía un gol y antes de ponerle el nuevo número que correspondiera al tanto logrado.

Cosas de chiquillos, en ese interregno de reemplazar las tablillas, José María, una vez sacada la cuadrícula de la caseta del marcador cuyo número ya no reflejaba la realidad del partido, se hacía rogar dando la cara al público por el hueco que había quedado libre. En este sentido, aprovechaba ese instante para meter la cabeza por esa ventanilla para ser visualizado por los espectadores presentes, antes de poner la nueva tablilla que incluyera el gol que se había producido, simulando ser un asistente más pero en posición privilegiada para contemplar el campo desde una óptima perspectiva, como si nada aconteciera.

Así ocurría cada vez que el balón entraba legalmente en la red y el árbitro pitaba el centro del campo, hasta que, ante la demora en poner el nuevo número, el pitorreo y la bronca estallaban en el campo con improperios de guasa dirigidos hacia quien asomaba por el hueco del marcador, más si se trataba de un tanto a favor de los colores locales. Entonces, José María, partiéndose de risa, ponía fin a su guasa, sacando su mollera del hueco del tablero y de la visión del público y procediendo a culminar la tarea de actualizar el marcador para a continuación bajar los peldaños de la escalerilla en tanto seguía tronchándose por la que había liado y le habían gritado. Este hecho de humor formaba parte también de la salsa del espectáculo balompédico a estilo jimenato.

Y hasta aquí, lo que ha dado de sí la construcción de este relato en base a estos papeles que afortunadamente para la historia deportiva local de Jimena cayeron casualmente en mis manos así como de las atentas respuestas obtenidas a las consultas que he debido efectuar para que el rigor no estuviera reñido con mi memoria.

equipo

En el campo de fútbol que se instaló cerca del puente de los cuatro ojos por el arroyo Garci Bravo. Nueva etapa. Año 1971. Agachados: Francisco Sánchez Pérez/ Antonio Peláez Linares/ Antonio Sarrias Sanjuan/ Andrés Gómez Vallecillo/ Francisco Álvarez Caballero/ Lorenzo Ortiz Castillo/ Mario Cárdenas Castillo/ Detrás y de pie: Diego Rocha Sábchez/ Paco Jiménez Mateo/ Manuel Sarrias Sanjuan/ Manuel Peláez Linares/ Manolo Peña Lara/ José L Peña Lara/ Francisco Pineda Gómez/ Fernando Vargas Jiménez/ Francisco García Orellana/ Idelfonso Pérez Prieto. Fuente: Ediciones OBA

nueva-generacion-futbol-jimena-1

Año 1967. Nuevas generaciones de jóvenes futbolistas jimenatos fueron sustituyendo a las anteriores de la edad de oro local: Agachados: Diego Sánchez Pérez/ Alfonso Ramos Parra/ Fernando Vargas Jiménez/ Manolo Peláez Jiménez/ Luis Castillo Ocaña/ Idelfonso Pérez Prieto/ Santos Moriche Valenzuela/. Detrás y de pie: Antonio Peláez Linares/ Francisco Sánchez Pérez/ Manolo Pajares Cuadro/ Manolo Pajares Pajares/ Juan Giraldo Espinosa/ Francisco Giraldo Espinosa/ Jacinto Boza Córdoba. Fuente: Ediciones OBA

Nuevas generaciones fueron sustituyendo a la

Año 1971. Y otras generaciones, como ley de vida, se dispodrían a relevar a las anteriores:  Agachados: Ernesto Cuenca Pérez/  j. Ricardo Gómez Liñán/ Cayetano Lobillo Corbacho/ Detrás y de pie (1ª fila): Juan Lobillo Corbacho/ Miguel Ruiz De la Torre/ José A. Vargas González/ Mario Giraldo Espinosa/ Más atrás y de pie (2ª fila): Eloy Barranco Benítez/ Francisco J. Sánchez Perales/ Juan J Vallecillo Gutiérrez/ Andrés Gómez Vallecillo/ Paco Sánchez Moreno. Fuente Ediciones OBA.

1 Comentario en Los origenes del Club Deportivo Jimena de Fútbol

  1. Estoy sorprendido desconocía esta crónica de mi pequeño amigo de los años 1960
    Al que envió un fuerte abrazo

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.